Páginas vistas en total

martes, 13 de abril de 2010

CARLOS VERA "CAÑITAS"


CARLOS VERA MUÑOZ

Matador de toros. Nació en México, Distrito Federal, el 27 de septiembre de 1920. Se presentó como novillero en la Plaza de toros '"El Toreo de la Condesa" el 23 de julio de 1939. Alternó con Manuel Gutiérrez "El Espartero" y Gregorio García con novillos de La Laguna.

Alternativa
Fecha: 26 de Octubre de 1941
Lugar: Ciudad Juárez, Chihuahua
Padrino: Lorenzo Garza
Testigo: Manuel Gutiérrez "El Espartero"
Ganadería: El Cortijo

Confirmación
Fecha: 9 de Noviembre de 1941
Lugar: México
Plaza de Toros "El Toreo de la Condesa"
Padrino: Fermín Espinosa "Armillita Chico"
Testigo: Ricardo Torres
Ganadería: Piedras Negras
Toro: "Revolero"

Confirmación
Fecha: 10 de Septiembre de 1944
Lugar: Madrid
Plaza de toros de "Las Ventas"
Padrino: Paquito Casado
Testigo: Rafael Albaicín y Arturo Alvarez "El Vizcaíno"
Ganadería: Concha y Sierra
Toro: "Atendido"

Falleció en México, Distrito Federal, el 19 de febrero de 1985.






















FECHAS RELEVANTES:

El 9 de noviembre de 1942 sufrió una grave cornada en la Plaza de toros "El Toreo".

Debutó en Caracas, Venezuela, el 8 de diciembre de 1942 y alternó con Fermín Espinosa "Armillita" con toros de Guayabita.

El 10 de junio de 1945 salió por la Puerta Grande de la Plaza de toros "Las Ventas" de Madrid.

El 13 de marzo de 1949 inauguró, junto con Fermín Espinosa "Armillita" y Félix Briones, la Plaza de toros que lleva el nombre del maestro saltillense y lidiaron toros de Armillita Hermanos.

El 20 de diciembre de 1949 debutó en Quito, Ecuador con toros de Inca Alto alternando con Luis Briones.

Sufrió una grave cornada en Acapulco, Guerrero, por un toro de Cortina Rivas el 15 de marzo de 1953.

El 21 de agosto de 1960, en la Plaza de toros "El Toreo de Cuatro Caminos" sufrió un gravísima cornada en la pierna derecha por un toro llamado "Buen Mozo" de la ganadería de Ayala, a causa de la cual le fué amputada la pierna el día 27 siguiente.























"BUEN MOZO" LE ROMPIO LA ILUSION
Por Guillermo Salas Alonso
Publicado en "El Universal"
El 3 de noviembre de 2004.

Las ilusiones se desquebrajan, los sueños se esfuman y la fantasía que, comúnmente los artistas elucubran, suele hacerse una realidad sombría tras una lucha sin cuartel contra los elementos que el destino tiene a bien signar a cada quien. Escrito está.

Tragedia de la vida, nadie está exento del infortunio malvado.

En la fiesta de los toros, donde el peligro es permanente, deambula, acecha y sorprende la desdicha. Es, aquí donde toman forma los sucesos dramáticos que marcan historia.

México ha sido un terreno fértil de magníficos banderilleros. Desde el maestro Rodolfo Gaona, prototipo de la elegancia, la maestría de Fermín Espinosa Armillita , su hermano Juan, David Liceaga, José González Carnicerito de México , o la soberbia condición atlética de Carlos Arruza, y un sin fin de artistas que han sido exponentes destacados del segundo tercio como lo son ahora Manolo Arruza o el tlaxcalteca Rafael Ortega.

En este grupo no debe faltar un nombre: Carlos Vera Cañitas . No alcanzó la cima de figura, pero sí fue un diestro que para su uso particular reunía un corazón más grande que su cuerpo, que no levantaba mucho del suelo.

Su valor se consideraba espartano. Nunca flaqueó ante el toro, alternantes y públicos. Es más, reunió más jerarquía, cartel e interés en España, que en nuestra propia patria. En la península se jugó la vida en todas las plazas y alcanzó triunfos en la Real Maestranza de Sevilla, Granada y en la Monumental de Las Ventas de Madrid, donde incluso salió por la puerta grande.

Un honor que no todos logran. Cañitas se lo adjudicó con el visto bueno, unánime, y sin que hubiese reserva alguna que restara dimensión a su hazaña.

Castigado por los toros

Carlos Vera nació en el Distrito Federal el 27 de septiembre de 1920, Pronto el gusano por la fiesta brava invadió su cuerpo. A fines de los 30 ya andaba en las plazas de toros "echándose al agua", siempre sobresaliendo con rehiletes, las jarras, o sea, las banderillas.

Tenía una gran facilidad para realizar las suertes del segundo tercio en las diversas modalidades. Reunía facultades innatas y un valor fuera de serie. Como novillero brilló con fuerza al lado de elementos de mucha fama como Julián Rodarte, un matador de toros sin alternativa, Juan Estrada, Gregorio García, inclusive con Alfonso Ramírez Calesero , y Jesús Guerra Guerrita , entre otros aspirantes de valía. Su ascenso fue raudo y a los 21 años, tomó la alternativa en la plaza de Ciudad Juárez, el 26 de octubre de 1941.

Como todo aquel que desea la gloria, el colocarse la etiqueta de figura del toreo, remó contra la corriente, subiendo peldaños poco a poco a base de ser un torero honesto, con una disposición manifiesta y, como se dice en el medio taurino: jugándose la vida en cada toro y en todas las plazas.

Era un diestro "cuña", como los designaban los reporteros de revistas de antaño, pues hacían a los ases también salir a desquitar los emolumentos que se especificaban en los contratos. Sí, de esos matadores incómodos para los alternantes.

Pero para su desgracia, los toros le castigaron con dureza, despiadadamente y una cornada que sufrió en El Toreo de Cuatro Caminos, provocó le amputaran la pierna derecha, lo que le retiró de la profesión que fue su pasión y que ejerció con vehemencia.

Interesó en España

Al firmarse el convenio taurino Hispano-Mexicano, tras el boicot a los toreros de este país, Cañitas fue de los primeros que brincó "el charco" para abrirse camino en la península.

Fue ahijado de dos figurones de la torería mexicana: Lorenzo Garza en presencia de Manuel Gutiérrez El Espartero , le otorgó el doctorado en Ciudad Juárez el 26 de octubre de 1941, con toros de "El Cortijo", una fracción del hierro que fundó el coloso regiomontano, con el apoyo de la casa ganadera Llaguno.

Domingos después, el 9 de noviembre de ese 1941, en "El Toreo" de la Condesa, le confirmó el título el maestro Fermín Espinosa "Armillita", siendo testigo Ricardo Torres. El toro de la confirmación fue "Revolero" de Piedras Negras. Un cartel de tres consumados rehileteros, sí una tercia de relevantes exponentes del segundo tercio.

Transcurría 1944. En su primera incursión en España sumó 19 actuaciones. Lo importante es que actuó en las plazas de Madrid, Sevilla, Barcelona, entre otras y dejó constancia de su valor sin límite. El crítico español Don Ventura lo dibujó de cuerpo entero: "otros toreros habrán sido tan valientes como éste, pero dudamos que nadie lo haya aventajado".

Repitió color en 1945, toreando 28 corridas, con una salida por la puerta grande en Madrid y actuó en dos mano a mano con Emiliano de la Casa Morenito de Talavera .

Sus éxitos españoles siguieron en 1946, donde toreó 29 corridas. Antes de que partiera a España, un banderillero, apoderado y empresario de polendas como era Francisco Gómez El Zángano , no daba posibilidades de que Cañitas fuese a complacer a los públicos españoles.

Un día, muchos años después, en una comida, El Zángano , nos confesó que cada cable que llegaba de España con alabanzas para Cañitas , le ponía roja la cara de vergüenza. Sentenció: "Que me parta un rayo si vuelvo a decir que éste o aquél torero no puede triunfar en equis parte, donde sea..."

El destino y su ironía: El Zángano , figura de reconocido talento en el medio, sufrió una grave cornada que le infirió un astado a ser entorilado en una plaza del interior de la República. Era el empresario y estaba atrás de una puerta que el burel rompió y lo alcanzó. A consecuencia de ese percance, también este personaje sufrió la amputación de una pierna.

La etapa de desdicha

No escapó Cañitas de ser castigado por los cornúpetas en España. Le quitaron el sitio sin duda. Todavía en la última etapa de "El Toreo", se ofreció una campaña de las llamadas económicas. Una serie de festejos con David Liceaga, el viejo Tigre Juan Silveti y también actuó la rejoneadora Conchita Cintrón, soberbia. Mucho éxito.

Llegó el ocaso del torero. Días de pocas actuaciones. Inclusive trabajaba en el Departamento de Policía del Distrito Federal. Pero el gusano del toro no se extrae del cuerpo. Así llegamos al 21 de agosto de 1960. Corrida de toros en "El Toreo" de Cuatro Caminos, con Cañitas , Juan Estrada y Luis Briones, con una corrida muy seria de Ayala.

El cuarto de la tarde, que hacía honor a su nombre de "Buen Mozo", al final del trasteo le infirió la tremenda cornada que lesionó la arteria femoral profunda.

Parte médico: "La herida seccionó la arteria femoral profunda, dificultando la circulación sanguínea en el miembro lesionado, pierna derecha". Lo atendió un especialista vascular, el doctor Manuel Castañeda Uribe. El 25 de agosto para salvarle la vida hubo necesidad de amputar. El diestro recibió la infausta noticia con una entereza que dejó al desnudo su irreprochable valor, aunque enjugó lágrimas de impotencia ante la crueldad de su destino.

El Ciclón Carlos Arruza y el subalterno, otro típico elemento de la fiesta, Manuel González Pinocho , le organizaron un festival a beneficio en la Plaza México. Le dejó una suma que de momento subsanó su situación.

Siguió trabajando en la Policía del Distrito Federal por una lapso prolongado, hasta entregar su alma al creador el 19 de febrero de 1985, unos meses antes de que miles lo hicieran tras el terremoto que se abatió sobre la ciudad.

A LOS TOROS
Por Enrique Vázquez Legarreta
Publicado en "El Siglo de Torreón"
El 12 de febrero de 2009.

El torero mexicano Carlos Vera "Cañitas" fue un caso asombroso de precocidad , ya que antes de cumplir 9 años de edad se presentó en El Toreo de la Condesa de la Ciudad de México (16 de septiembre de 1929), lidiando un eral de la ganadería de "alpaso". Una década después inició su campaña novilleril en el mismo ruedo de la Colonia Condesa de la Capital. Carlos Vera se caracterizó por ser un torero animoso que intentaba todo con tal de obtener las palmas de los aficionados, derrochaba valor y fue un gran exponente del segundo tercio.

"Cañitas" nació el 27 de septiembre de 1920. Las estadísticas mencionan que es el torero mexicano con más actuaciones en La Monumental de Las Ventas en Madrid, sin embargo, se menciona que en el Coso de Insurgentes de la Capital Mexicana actuó solamente en una ocasión, en una corrida no oficial que se celebró el 10 de abril de 1955 con motivo del rodaje de la película "El niño y el toro", dirigida por Irving Rapper y que fue premiada con el Oscar al mejor guión. El cartel lo complementaron Fermín Rivera e Ignacio Treviño.

Carlos Vera "Cañitas" tomó la alternativa el 26 de octubre de 1941, de manos de Lorenzo Garza, actuando como testigo "Espartero de México" (Manuel Gutierrez, diestro, aunque muy valiente, nunca debió usurpar el nombre del torero sevillano Manuel García).

Confirmó la alternativa en el Toreo de la Condesa el 9 de noviembre de 1942 , actuando como padrino el Maestro de Saltillo Fermín Espinosa "Armillita" , con el testimonio de Ricardo Torres. El toro de la ceremonia llevó como nombre "Rebolero" de la vacada de Piedras Negras.

Esa tarde el toro corrido en sexto turno lo envió a la enfermería con una cornada grave , lo que marcaría el inicio de este menudito pero valiente torero azteca .

Los libros mencionan un rotundo triunfo en la Capital Azteca al cuajar al toro "Robalero" de la ganadería tlaxcaltecana de Piedras Negras , así como otro sonado triunfo el día de la despedida de Juan Silveti, culminados ambos festejos con la obtención de los máximos trofeos.

Tras la reanudación del convenio Hispano-Mexicano, "Cañitas" marchó a la Madre Patria en donde confirmó su alternativa en Las Ventas de Madrid el dia 10 de septiembre de 1944, de manos de Paquito Casado, siendo testigos de la ceremonia Rafael Albaicín y "El Vizcaíno" con toros de Concha y Sierra.

El diestro mexicano durante aquellos años (1944-1951) hizo una famosa mancuerna con el hispano "Morenito de Talavaera", otro gran banderillero con el que alternó en 6 ocasiones en la Monumental de Madrid .

El triunfo más importante tuvo lugar el 10 de junio de 1945 fecha en la que abrió la Puerta Grande del coso venteño alternado con Domingo Dominguín y "Angelete". La temporada española de 1946 Carlos Vera "Cañitas" fue el diestro mexicano que más veces actuó en suelo español con 26 actuaciones. En 1951 cerró su paso por los ruedos hispanos. En total en Las Ventas de Madrid actuó en 14 tardes.

El 21 de agosto de 1960 se presentó en el Toreo de Cuatro Caminos, alternado con el regiomontano Luis Briones y Juan Estrada con toros de Ayala, el cuarto de la tarde de nombre "Buen Mozo" le infirió una grave cornada en la pierna derecha, miembro que fue necesario amputarlo 5 días después del percance debido a la severa infección y la gangrena , lo que puso fin a una brillante carrera de un torero valeroso .

El 16 de septiembre de ese mismo año fue organizado un festival benéfico, con un lleno absoluto de La Plaza México, logrando aliviar al menos en lo económico al infortunado "Cañitas". Actuaron, como rejoneador Carlos Arruza, "El Calesero", Luis Procuna, Rafael Rodríguez, "El Ranchero Aguilar" y "Joselillo de Colombia", el encierro fue de Chucho Cabrera.

"Cañitas" falleció en la Capital Mexicana el 19 de febrero de 1985 , a causa de un infarto de miocardio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario