Páginas vistas en total

domingo, 11 de abril de 2010

PACO GORRAEZ


FRANCISCO GORRAEZ ARCANTE
"EL CACHORRO DE QUERETARO"

Matador de toros. Nació en Querétaro, Querétaro, el 11 de noviembre de 1908.

Alternativa
Fecha: 17 de Febrero de 1929
Lugar: México
Plaza de toros "El Toreo"
Padrino: Luis Freg
Testigo: Pepe Ortíz y Vicente Barrera
Ganadería: Atenco
Toro: "Director"

Alternativa (2)
Fecha: 9 de Junio de 1929
Lugar: Tetuán de las Victorias, España
Padrino: Juan Espinosa "Armillita"
Testigo: Francisco Royo "Lagartito"
Ganadería: Pérez Padilla

Alternativa (3)
Fecha: 14 de Noviembre de 1937
Lugar: México
Plaza de toros "El Toreo"
Padrino: Alberto Balderas
Testigo: Lorenzo Garza
Ganadería: San Mateo
Toro: "Desertor"

Falleció en Irapuato, Guanajuato, el 30 de enero de 1993.























FECHAS RELEVANTES:

Debutó como becerrista en "El Toreo de la Condesa" el 11 de junio de 1925 alternando con Fermín Espinosa "Armillita Chico" con becerros de Zotoluca.

El 5 de octubre de 1930 estuvo presente en la inauguración de la Plaza de toros "La Estancia" de San Luis Potosí. Alternó mano a mano con Luis Freg con toros de Ibarra.

El 7 de junio de 1931 inauguró, toreando en solitario 4 toros de Malpaso, la Plaza de toros de Tepic, Nayarit.

La Plaza de toros de Pachuca la inauguró el 11 de octubre del mismo año. Alternó con Francisco Tamarit "Cháves" y Heriberto García con toros de Zacatepec.

Otra plaza que inauguró fué la de Zinacantepec, Estado de México, junto con Fermín Espinosa "Armillita" en la lidia de toros de San Diego de los Padres, el día 4 de diciembre de 1932.

El 28 de febrero de 1938 ganó "La Oreja de Oro" en la Plaza de toros "El Toreo". La disputó con Fermín Espinosa "Armillita", Alberto Balderas, Jesús Solórzano, José González "Carnicerito de México", Lorenzo Garza, Luis Castro "El Soldado" y Ricardo Torres con toros de La Laguna".

Debutó en Venezuela (Caracas) el 2 de marzo de 1941. Alternó con Carlos Arruza y Arturo Alvarez "El Vizcaíno" con toros de Zotoluca.

Se retiró del toreo en Querétaro, en diciembre de 1947. Alternó con Carlos Arruza y Luis Procuna con toros de La Punta.

Foto: Los Toros, Tratado Técnico e Histórico de José María de Cossío.

LA INCOMODIDAD DE UN TORERO CUÑA.
Publicado en "El Universal" el 1 de marzo de 2005.

Cada torero tiene un estilo, aptitud, sentimiento, interpretación y vocación en el difícil y, al mismo tiempo, complicado arte de la lidia de reses bravas. Por fortuna, las facetas que reúne el ejercicio, con el estilo que desarrolle el diestro, siempre tendrá vehemente mérito y propicie que la profesión resulte disímbola, para darle gusto a los criterios y a las observaciones exigentes del conglomerado.

La técnica, en su más pura expresión, es igual para todos, como las suertes; asimismo, son similares y todos las realizan. Sin embargo, la interpretación de un torero en comparación con otro dan la impresión de ser diferentes.

Existen diestros, los favoritos del núcleo mayoritario de taurinos, que atesoran dentro del cuerpo el arte; los hay con calidad, los poderosos, los atléticos, los que tienen el don de penetrar de inmediato en el ánimo de la gente, los que les cuesta trabajo conectar, los hay con un trazo seco, valerosos sin límite (todo el que le sale al toro debe serlo) y también los medrosos.

Imperan matadores a los que les califican de ortodoxos, por su depurada técnica y procedimientos para trazar el toreo. También en esta viña de tauro los hay heterodoxos: aquellos que rompen los lineamientos y normas clásicas y que suelen desesperar a los recalcitrantes puristas del espectáculo.

Francisco (Paco) Gorraez Arcante, sin estar en el selecto grupo de los estetas, de esos que son tocados por la varita mágica para hacer arte, para su uso particular, tenía un valor descomunal, que le ganó pronto el sobrenombre del torero cuña .

El crítico Carlos Quiroz Monosabio escribió en cierta ocasión con respecto al torero: "Cuando viaja Paco Gorraez en ferrocarril, lo hace en dos furgones, uno para su persona y otro para sus co...".

Torero incómodo

Tan incómodo, peligroso y con ese proceder de apretarles a todos los toreros, claro que resultaba todo un problema para sus compañeros.

El título de torero cuña se le aplicó con toda certeza, muy apropiado para esa actitud de la que siempre hizo gala en el ruedo. También se le conocía como El Cachorro Gorraez .

Francisco (Paco) Gorraez nació el 11 de noviembre de 1908 en la colonial y barroca ciudad de Querétaro. Jovencito, logró debutar en la plaza "El Toreo" de la Condesa el 11 de junio de 1925. Lo hizo con el aquel entonces precoz novillero Fermín Espinosa Saucedo Armillita .

Desde aquella época el queretano tenía la obsesión de ganarle la pelea a Armillita , un gallito de espolones finos y afilados. Deambuló Gorraez con éxito y fuerza, aunque por su temperamento, ese valor excesivo, era fácil presa de los novillos que le castigaron frecuentemente.

Los percances no le causaron daño, al contrario, su anhelo y ambición crecían y no importaba plaza ni alternantes, se jugaba la vida con auténtico desparpajo. Siempre dispuesto a superarse y, sobre todo, la firmeza de alcanzar la cima sin importar el precio.

Así fue consolidándose hasta lograr el título de matador de toros. Hecho que se suscitó el 17 de febrero de 1929, de manos de otro valiente sin tacha, Luis Freg, y como testigos de la ceremonia el esteta Pepe Ortiz y el lidiador hispano Vicente Barrera. Se corrieron cuatro toros de Atenco y cuatro de San Diego de los Padres. El toro del doctorado se llamó "Redactor", de Atenco, su segundo enemigo, de San Diego, le dio una cornada, Paco permaneció en el ruedo hasta concluir su labor y después los aficionados lo llevaron a hombros hasta la enfermería.

Marchó a España, donde no se reconocían los doctorados concedidos en México. Juan Espinosa Armillita , hermano de su eterno rival, el maestro Fermín, le concedió los trastos de torear en la plaza de Tetuán de las Victorias.

En la temporada de 1929-30 se conservó en un nivel alto, pero quizá la mejor de sus temporadas, en la que alcanzó los más altos escalones fue la de 193031, en la que superó a alternantes de la talla de Manuel Jiménez Chicuelo , un gran ídolo en México, Marcial Lalanda y Manolo Bienvenida. Sin embargo, al final de la temporada actuó mano a mano con Lalanda, torero de cabeza fría, con una muy dura corrida de La Punta y el de Querétaro, tuvo una tarde sin suerte o, para decirlo claro, como dicen los taurinos, le dieron un repaso con todas las de la ley.

Renuncia a la alternativa

En aquellos tiempos era muy común que los toreros renunciaran a la alternativa y retornaran a las lides novilleriles. Nadie lo veía mal, al contrario se consideraba una medida acertada para consolidarse.

En 1935 reapareció en "El Toreo", en un festejo mixto, en que ejecutó la suerte de recibir a un astado de La Laguna. Fue una joya ese espadazo, considerado como el mejor de su vida. Toda una proeza.

En 1936 regresó a España como novillero, lo que le hizo muy bien, pese a que estalló el famoso boicot contra los toreros mexicanos, directamente en contra de Fermín Espinosa Armillita .

Al año siguiente arrolló como novillero, tanto que el 14 de noviembre de 1937, tomó de nueva cuenta el doctorado que le confirió Alberto Balderas con Lorenzo Garza como testigo y ejemplares de San Mateo.

Una temporada brillante en la que toreó nueve corridas y ganó, por otra estocada recibiendo, el codiciado trofeo de la "Oreja de Oro", superando a todos los jorocones de aquella época.

No importó que las relaciones con España estuviesen rotas. El Cachorro , desde 1938 a 1943, viajó a Europa, realizó campañas en Portugal, donde gozó de un cartel de primer orden, al igual que su compatriota Gregorio García. Se justificaba plenamente ante el toro y por ello se convirtió en ídolo de la entendida afición lusitana.

Su adiós de los ruedos

Paco Gorraez fue testigo de la ceremonia de la alternativa de Carlos Arruza, el primero de diciembre de 1940, al entregarle los trastos el maestro Fermín Espinosa Armillita . Cimentó buena amistad con el Ciclón Arruza, quien, de guasa, le llamaba El Cacharro .

Ya en el ocaso de su carrera, el queretano se fue de los ruedos el 17 de febrero de 1946, en la plaza "El Toreo", en esa brillante temporada que contó con la presentación en México de Manuel Rodríguez Manolete . Precisamente, junto con Silverio Pérez, el inigualable Compadre y el Monstruo , actuó El Cachorro en su última corrida en la capital.

Mataron una corrida de Xajay y en el toro del adiós, el cuarto de la tarde, de nombre "Carlino", dejó constancia de su aptitud y lo mató recibiendo. Una suerte de alta dificultad de ejecución y a la que dio un sello Paco Gorraez, como lo hizo también en sus gaoneras.

Su última corrida tenía que celebrarse nada menos que en Querétaro. Y así fue. La tuvo en la tradicional feria navideña de 1947. Alternó con Carlos Arruza y Luis Procuna, con una corrida de La Punta y sus paisanos le entregaron su cariño y, muy especialmente, una gran admiración.

Una vez que dejó de "calzar" el terno de luces, se mantuvo dentro del medio. Era lógico, su vida giraba alrededor de la fiesta brava. No concebía, no lo admitía vivir sin ser un protagonista de la bella profesión.

Amigo íntimo de Eliseo Muñoz, un taurino de cepa, padre de Eliseo Licho Muñoz, niño torero, novillero y asesor de empresas, entre otras de la Plaza México, Aguascalientes, León, Acapulco, Tijuana y Ciudad Juárez, entre otras.

Gorraez se convirtió en empresario taurino, administró diversas plazas de toros y puso pasión, carácter y vehemencia en el coso "Colón" de Querétaro. Sí, su patria chica, en esa feria navideña que forjó, la que tomó una fuerza muy grande después con Nicolás González Jáuregui y Nicolás González Rivas, en la bella plaza Santa María.

Fue Francisco Cachorro Gorraez, el que enfiló ese serial a la jerarquía de alto nivel. ¿Fue también un "empresario cuña"?

Apretó, asimismo, como "apoderado cuña", al dirigir los destinos del diestro celayense Antonio del Olivar que lo colocó en un sitio envidiable.

Del Olivar decía: "En su proceder dentro del espectáculo, anteponía su cariño al toro, su amor a la fiesta y a los intereses particulares".

Murió el 30 de enero de 1993, en su casa de Irapuato, donde se avecindó los últimos años de su existencia. Contaba con 84 años, bien vividos y gozados a plenitud.

1 comentario:

  1. Dr Luis Acosta Jiménez3 de enero de 2016, 1:20

    Fe de erratas ... el segundo apellido esta mal escrito, No es Arcante, es Arcaute, lo se porque conviví con el los últimos años de su vida, fui novio de su hoja menor Paquita Gorráez durante 7 años y se gran parte de su histórica vida que muchos no saben, no se menciona cuando Manolete vini a México, Pago Gorráez le dió la alternativa en el Toreode la Ciudad de México, otro dato es que Paco Gorráez nunca toreo en la Plaza México, por cierto el segundo bagón es para que viajen sus cojones

    ResponderEliminar