Páginas vistas en total

viernes, 19 de febrero de 2016

ENRIQUE HERNANDEZ "RAYITO"

ENRIQUE HERNÁNDEZ FLORES

Hijo del Coronel Abelardo Hernández Murrieta y de la Señora María de Jesús Flores Guevara, nací en la Ciudad de Puebla, Puebla, el 19 de febrero de 1928, de manera circunstancial, ya que fue durante un viaje en tren que, realizaban mis padres, con lo que cometí, la primera imprudencia de mi vida. A los pocos días, me trasladaron a la Ciudad de México, en la que ha transcurrido la mayor parte de mi existencia.

Desde mi tierna infancia, me atrajo poderosamente la Fiesta Brava, haciéndola mi juego favorito. Lo que significa el enigma de mi vida, ya que en mi familia no había ningún antecedente taurino. Siendo un niño, luego del impacto qué me provocó conocer personalmente al Maestro Lorenzo Garza, tocando la franja de su terno, para ver si el hombre que había dentro, era de verdad. 

A los nueve años de edad, tuve mi primer enfrentamiento con un astado. Mi madre al enterarse de mi afición, con una paliza, de tajo me corto la naciente carrera, misma que reanudé profesionalmente, a los trece años de edad, luego de haber quedado huérfano, y por largo período, fui maletilla, aspirante y novillero profesional, contando con el apoyo incondicional de Doña Alta Gracia Cerón Aguirre, una segunda madre para mí, quien me dio un hogar y una familia, y Don Pepe Reseck Saade, mi apoderado y benefactor.

Además de deambular por los pueblos toreando “Chonadas”; ganándome la vida de mil y un formas, pasando penurias y correr la legua, primordialmente por Puebla y Coahuila, logré actuar en varias plazas de importancia, hasta llegar a “La Morena” –antesala de la Capital-, lucha qué, ante la falta de apoyo y oportunidades tuve que sacrificar, para después continuar dentro de la fiesta, participando como Aficionado Práctico, toreando muchos Festivales, dándome lujos, como el de haber alternado con mi ídolo, el Maestro Lorenzo Garza, y haber cortado una oreja en la Monumental Plaza de Toros “México”, entre muchos otros, además de haber sido Apoderado de Toreros, Empresario Taurino, etc.

Concluí mis estudios en la preparatoria, a la vez que trabajaba en diversas actividades, estando latente mi afición taurina. Y siendo la Radio mi otra gran atracción, decidí hacerme Cronista Taurino. Pese a mi   novatez, conseguí ingresar como Locutor Suplente a la X.E.F.R. (Radio Felicidad), contando con la aceptación de su entonces propietario, el Señor Octavio Calleja, y su Gerente, el Señor Celedonio Alfageme; A los 30 días me dieron la planta de Locutor, el 10 de febrero de 1955, y a los 6 meses, ocupe mi primer Puesto Ejecutivo, al ser designado Jefe de Relaciones Públicas de esa Emisora, con la cual, llegamos al lado del C.P. Sr. Don Francisco Ibarra López –su actual propietario-, para fundar Grupo ACIR, en el año de 1965, Emporio Radiofónico, que aún preside el Señor Ibarra, empresa en la que, además de Locutor, ocupe el puesto de Gerente de Eventos Especiales.

Desde mis inicios en la X.E.F.R. (Radio Felicidad), pude conjuntar mis dos grandes pasiones, el Radio y los Toros, en espacios que desde entonces denominé como “Fiesta Brava”, haciendo realidad mí sueño de convertirme en Cronista Taurino, promoviendo la tauromaquia, entrevistando personalidades del medio e impulsando a los nuevos valores, lo que al paso de los años, me ha valido el honor de haber hecho la primera entrevista de su vida a mí compadre, el Maestro Manolo Martínez, entre muchas otras satisfacciones.

La radio de aquellos años 50’s y 60’s, donde el locutor, era operador, productor, programador, continuista, guionista, vendedor, escritor y publicista, entre muchas otras cosas más, me permitieron el privilegio de crear y realizar, programas y promociones, que han trascendido y aún ahora, recurrentemente siguen empleándose, como “Serenata en su Ventana”, “Navidad Pro Niño Pobre”, “Voces, Cuerdas y Guitarras”, “A Volar Joven”, “Visitando Mercado de Discos”, “Mundial México 70 por Computadora”, entre mucho otros, haciendo radio en vivo con las más grandes luminarias de la época, tanto en la cabina, como en aquellos estoicos controles remotos, además de haber organizado con fines benéficos diversos Festivales CharroArtísticos-Taurinos, donde se presentaban las máximas figuras del espectáculo, siendo el maestro de ceremonias de la variedad, conducía la transmisión de radio, charreaba y toreaba. 

En aquellos años, fui maestro de ceremonias en el “Terraza Casino”, y de aquellas inolvidables “Caravanas Artísticas”. La radio me regaló con muchísimas cosas importantes, entre ellas, las entrañables amistades con Álvaro Carrillo, Pepe Jara, Javier Solís, Marco Antonio Muñiz, Cuco Sánchez, Lucho Gatica, entre muchos otros.

Contraje matrimonio con la Licenciada Olga Vázquez y Núñez de Hernández (q.e.p.d.), con la que procreamos dos hijos: Enrique y Héctor.

Durante mi paso por Grupo ACIR Nacional, he tenido la satisfacción de conducir la transmisión de la primera Cadena Nacional Radiofónica en México, durante el control remoto de la inauguración del Sistema de Transporte Colectivo Metro, en 1970, así como entrevistar en exclusiva a los Astronautas que llegaron por primera vez a la luna, durante su visita a México, entrevistando a todos los mandatarios, y políticos nacionales y extranjeros de la época, a las máximas figuras del mundo artístico, deportivo y taurino.

Ya hacia 1968, dentro del espacio radiofónico de “Ecos de España”, se definió el formato y regularidad de “Fiesta Brava”, como Programa Taurino, contando con la colaboración de Luis Ruiz Quiroz.

En 1980 sufrí el engrosamiento de las cuerdas bucales, perdiendo la voz, lo que obligadamente, e invalidado para mi profesión, tuve que dejarla circunstancialmente, pero volví a los micrófonos de Grupo ACIR, en octubre de 1990, donde nuevamente fui recibido por la familia Ibarra –mí familia Ibarra-, continuando con el Programa “Fiesta Brava” en su 2a etapa, cubriendo además, las Secciones Taurinas de “Informativo Panorama”, con Don Guillermo Ochoa y Lourdes Guerrero, los espacios noticiosos de Grupo ACIR, así como en “Súperdeportiva”, actividades donde siempre he contado con el apoyo de mí hijo Héctor, y que comparto con satisfacción desde 1991, con mi hijo Enrique, al igual que la narración de Novilladas y Corridas de Toros para Grupo ACIR, en diversas plazas del país, entre ellas, la última temporada de Corridas de Toros, en el extinto “Toreo de Cuatro Caminos”, inclusive desde el callejón de la “Plaza México”, donde luego de más de 50 años de exclusiva, por primera vez ingresaron los micrófonos de otra emisora, los de Grupo ACIR Nacional, durante la Feria Nacional del Novillero Telmex. Micrófonos taurinos, con los que hemos cubierto, todo el territorio nacional, y desde varias plazas de España y Francia, informando en vivo, durante diez temporadas europeas, llevando orgulloso, la Imagen Taurina de Grupo ACIR Nacional.

Hoy con 87 años de edad, 60 de ellos, entregados a la radio, y toda una vida en la “Fiesta Brava”, a Dios gracias, continúo activo, en la misma casa –Grupo ACIR Nacional-, en los mismos micrófonos de la X.E.F.R. (Radio Felicidad), donde empecé, agradecido siempre con Don Francisco Ibarra López –Presidente de Grupo ACIR-, a su hijo Antonio Ibarra Fariña – Director General-, sus hermanos Francisco, Maricarmen y Diego, a mí esposa Olga, mis hijos Héctor y Enrique, mí hermano de la vida, el Ingeniero Antonio Macías López –Ganadero de “Monteverde”-, a mis amigos, y a todos los que han participado en “Fiesta Brava”, a sus seguidores y detractores, así como a mí colaborador y amigo, el Licenciado Jorge Espinosa de los Monteros. 

Foto y biografía por cortesía del programa Fiesta Brava. (www.fiestabrava.com.mx).
Foto: Carlos Isunza.

Don Enrique Hernández Flores falleció en la Ciudad de México el 30 de abril de 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada