Páginas vistas en total

viernes, 21 de octubre de 2016

LALO SALCEDO

Matador de novillos. Nació en Atlixco, Puebla.  El 14 de marzo de 1971 actuó en El Rancho del Charro de México, Distrito Federal. Alternó con José Téllez, Paco Herros y Pepe Luis Torres con novillos de la ganadería de San José de Buenavista. Dio vuelta al ruedo y recibió un puntazo en el muslo derecho.

PUEBLA TAURINA
Autor: Jaime Silva Gutiérrez.

Nuevamente luce “divisa negra” la taurinería de Puebla, pues el mes pasado falleció en la ciudad de México, uno de los mejores toreros nativos de nuestro Estado, ya que vio la luz primera en la ciudad de Atlixco hace aproximadamente setenta y cinco años Eduardo Salcedo, quien ya desde más de un lustro tenía dañada su salud.

Eduardo Salcedo, como tantos otros poblanos que destacaron su capacidad en otros lugares de la República y en el extranjero, José Luis Crespo, Ángel Jiménez “Angelillo de Puebla”, Román Villegas, Gonzalo Ortuño Coss, y algunos más, a los que en plazas de ésta ciudad no se les conoció como novilleros y para quienes permanecieron cerradas las puertas de las plazas de la capital del país, las de mayor importancia, pero no por eso deja de reconocerse como uno de los mejores.

Recorrió la legua en la llamada “guerra taurina” en los festejos feriales de los estados de Oaxaca, Veracruz, Chiapas, y al ejercer su profesión como Mecánico Dental en el Distrito Federal, allí se volvió su centro de operaciones para recorrer, ya como novillero profesional, múltiples plazas en todo el país, lo mismo del norte, que del centro o el sur de la República, siendo por varias temporadas el máximo triunfador en las plazas “La Aurora” y “El Cortijo”, aquella muy cercana al Distrito Federal y que fue la antesala de la plaza “México”, la otra en esa capital.

A pesar de ello, nunca se le abrieron las puertas de “la grande”. En ocasiones alternó con las figuras de la novillería de entonces-décadas 60-70 del siglo pasado, como Ignacio Márquez “El Sereno”, Manuel Aguilera, Guillermo Téllez, Ángel García “El Chaval” (padre), Ingacio Bonillas, Bulmaro Leyva, Carlos Meléndez, Rubén Velázquez “Talin” (padre), Rafael Iñiguez “Ribereño”, Félix Mejía “La Zorra”, Rogelio Leduc, Jorge Blando, Genaro Hernández “El General”, “Curro Plaza”, Mario Varela y muchos más.

De su capacidad torera y artista-poder y clase-me platicaba muy entusiasmado el que fuera famoso banderillero don Gilberto Abasolo, que en múltiples ocasiones le acompaño en sus actuaciones, ya que no lo vi torear como novillero, sólo en una vacada en la Plaza del Charro, cuando se iniciaba, organizada por la Asociación Taurina de Puebla, ya desaparecida, que se preocupaba por alentar y dar oportunidad de torear a los principiantes. Después, por las informaciones periodísticas seguí su carrera de triunfos y por los comentarios con otros taurinos: aficionados, matadores de toros y novilleros, que alternaban o convivían con él.

Descanse en Paz el que fue UN TORERO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada