Páginas vistas en total

martes, 6 de abril de 2010

ANTONIO LOMELIN


ANTONIO LOMELIN MIGONI

Matador de toros. Nació en Acapulco, Guerrero, el 26 de Octubre de 1944. Debutó como novillero en la Plaza de toros "Aurora" de Ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, el 11 de octubre de 1960. Se presentó en la Plaza de toros México el 9 de mayo de 1965 con el novillo "Magueyero" de la ganadería de Atlanga. Alternó con Víctor Pastor (hijo) y Jorge Riveroll. 

Alternativa
Fecha: 20 de Noviembre de 1967
Lugar: Irapuato, Guanajuato
Plaza de toros "Revolución"
Padrino: Manuel Capetillo
Testigo: Joselito Huerta
Ganadería: Rancho Seco
Toro: "Tupinamba"

Confirmación
Fecha: 18 de Febrero de 1968
Lugar: México
Plaza de toros México
Padrino: Joselito Huerta
Testigo: Jesús Solórzano
Ganadería: José Julián Llaguno
Toro: "Olímpico"

Confirmación
Fecha: 28 de Mayo de 1970
Lugar: Madrid
Plaza de toros "Las Ventas"
Padrino: Andrés Vázquez
Testigo: José Manuel Inchausti "Tinín"
Ganadería: Alonso Moreno de la Cova
Toro: "Montillano"

Falleció en México, Distrito Federal, el 8 de Marzo de 2004.
















ANTONIO LOMELIN, DEJO HUELLA EN LA TAUROMAQUIA






















Artículo del Lic. Tomás Kemp
Publicado en "El Sol de San Luis"
el 17 de marzo de 2011.

San Luis Potosí, San Luis Potosí.- Quiso ser figura del toreo y lo logró por sus esfuerzos y disciplina apoyado del Padre Celestial, sufriendo cornadas impresionantes que aún recuerda la afición, saliendo airoso con la amorosa ayuda de la Santísima Virgen de Guadalupe; pero amistades dañinas e inclinaciones malignas que destruyen el cuerpo y manchan el alma lo orillaron a perder su vida al vivir solo, abandonado de su familia, por intoxicar su corazón de problemas financieros y morales.

Antonio Lomelin, de Acapulco, Guerrero, es éste gran torero que dejó huella en la fiesta brava por su valor y entrega en el ruedo. Nació el 13 de junio de 1946 y murió el 9 de marzo del 2004 en su departamento que tenía en San Pedro de los Pinos, en el Distrito Federal. Vivía solo y pasaba por problemas económicos y morales, tenía 58 años de edad.

En principio se dijo que se había suicidado, pero después de haberlo encontrado su hijo en su departamento se comprobó que no había huellas de sangre. Tenía tres días de fallecido. La causa fue muerte natural. Padecía estrés y era hipertenso. Estuvo casado con la periodista Patricia Berumen y procrearon dos hijos. Se separaron. Antonio era de carácter fuerte y violento.

Fue un torero que dominó los tres tercios y fue extraordinario en la suerte de matar, además rebasó las mil corridas que pocos toreros mexicanos han logrado, como Manolo Martínez, Eloy Cavazos, "Curro" Rivera y ahora Eulalio López "Zotoluco".

Fue figura porque triunfo en toda la republica y también en España, salió por la puerta grande en "Las Ventas" en Madrid en donde también pocos matadores aztecas lo han logrado. Dio la pelea a Manolo, Eloy, "Curro", Miguel Espinoza "Armillita" , Chucho Solórzano, Mariano Ramos, etc, etc. En la plaza México cobró el billete grande, ganando mucho dinero que gastó en sus gustos y también debilidades. Supo dominar al toro, pero no su alma, porque su carácter era más tormentoso por sus propios problemas que se creó al olvidarse probablemente de la fuerza espiritual que da Dios cuando se le implora su ayuda para enfrentarlos y solucionarlos sin perderse en las tinieblas.

Su apoderado fue Raúl Ochoa Rovira y Rafael Romero su hombre de confianza. Lomelin tenía más de siete años sin torear y estaba mal económicamente. Se distinguió también como enorme banderillero sufriendo mas de cuarenta cornadas, varias de ellas mortales.

A los 14 años vistió por vez primera el traje de luces en la placita "La Aurora" en Ciudad Netzahualcóyotl el 11 de octubre de 1960. De esta placita también surgió el regiomontano Manolo Martínez, quien llegó a ser mandón de la fiesta. Manolo murió el 16 de agosto de 1996 a los cincuenta años de edad.

En la plaza "México" se presentó en 1965. Su alternativa fue en Irapuato el 20 de noviembre de 1967 a los 21 años de edad, siendo su padrino Manuel Capetillo y testigo Joselito Huerta con toros de "Rancho Seco". Su doctorado en la "México" lo confirmó el 18 de febrero de 1968 de manos de Joselito Huerta y testigo Chucho Solórzano con burees de Jose Julián Llaguno, teniendo buena actuación.

En 1970, a la edad de 24 años fue a España y logró participar en 23 corridas, confirmando su alternativa en "Las Ventas" de Madrid el 28 de mayo de 1970 siendo su padrino Andrés Vásquez y testigo "Tinin". El 22 de mayo de 1971 armó la grande en la plaza madrileña al cortar dos orejas y salir a hombros por la puerta grande, siendo sus alterantes Victoriano Valencia y José Luis Barada con toros mexicanos de la ganadería de Mimiahuapan de don José Luis Barroso. Esta corrida fue histórica porque por primera vez en Madrid se lidiaron toros de México. En su primer festejo en "Las Ventas" fue el triunfador cortando tres orejas. Una en el primero y dos en el segundo, saliendo a hombros.

En su corta pero triunfal temporada española cortó un total de 62 orejas y 5 rabos. Dio la pelea a los ases de esa época que eran Manuel Benítez "El Cordobés", Paco Camino, Santiago Martín "El Viti", Palomo Linares, etc.

A la edad de cincuenta años se despidió en la plaza "México" el 18 de febrero de 1996, dando la alternativa a Mario del Olmo siendo testigo Carlos Rondero con toros de "Rancho Seco". Siendo el triunfador al cortar dos orejas. Regresó en el año 2001 toreando en Acapulco en mano a mano con Eloy Cavazos y su última tarde fue en enero del 2002 en Progreso, Hidalgo.

En la plaza "México" tuvo un total de cuarenta tardes, cortando 17 orejas, 2 rabos e indultando. Ganó varios trofeos por sus tardes triunfales. Llegó a sumar 1073 corridas en sus treinta años como novillero y matador de toros.

Lomelín es quizá uno de los toreros más castigados por la cornadas, varias de ellas al borde de la muerte. Sufrió 43 percances y su cuerpo estaba lleno de cicatrices. La histórica y que aún recuerdan los aficionados fue la que le propino el toro "Bermejo" de la ganadería de Xajay el 16 de febrero de 1975 en la plaza "México". El cuerno izquierdo le penetró en el abdomen y los intestinos se le salieron, siendo así que el torero que gritaba "Me muero..Me muero... y con las manos deteniéndose los intestinos recibió inmediatamente atención médica. A los dos meses ya estaba listo para torear. Milagrosamente Dios le salvó la vida porque los mismos médicos se quedaron asombrados de que no tuvo complicaciones y Lomelin no se rajó. Esta insólita cornada fue poniendo banderillas, dando la vuelta al mundo porque la dramática escena fue tomada por televisión.

Aquí en San Luis bajo la promoción del licenciado Joaquín Guerra contrató en varias tardes a Antonio y aún se recuerda su altercado con su compadre "Curro" Rivera, siendo testigo la afición, porque el hijo del "Maestro de San Luis" Fermín Rivera le tiró golpes al no permitir ser insultado. Posteriormente hubo perdón del torero acapulqueño y siguió la amistad, pero ya se sabía de su carácter violento.

Breve semblanza de este gran torero que fue figura por su arte y valor, sobre todo extraordinario en banderillas y con el estoque igual que lo fue el regiomontano Eloy Cavazos.

Pocos son los toreros mexicanos que son seguros en la suerte suprema, como lo fue Lomelín, a quien Dios le dio espíritu valeroso para dominar al toro, pero fue débil al caer en tentaciones, entregándose a la soledad sin fuerza espiritual para solucionar sus necesidades, olvidándose que la vida es preciosa y no hay que destruirla, para tener amor haciendo lo bueno que agrada a Cristo Jesús. ¡Descanse en Paz¡.

ANTONIO LOMELIN... UN VALIENTE QUE SINTIO MIEDO




















Artículo de Guillermo Salas Alonso
Publicado en "El Universal"
El 9 de marzo de 2004.

Xajay estaba en su destino. El 20 de marzo de 1975 enfrentó al toro Bermejo y en un par de banderillas el astado lo alcanzó en el abdomen. La escena fue terrible: el matador corriendo por la arena de la Plaza México sujetando su propio paquete intestinal.

Un día confesó, quien se distinguía por ser valiente, muy valiente aún tratándose de un torero, que dos veces tuvo miedo en su vida. Y no fue esa tarde en la México. "Dos ocasiones no sufrí de miedo, sino de pánico. Una fue en mi debut en la plaza de Barcelona. Mi apoderado, Manuel del Pozo Rayito , me dijo que me había tocado el toro chico y, ¡salió una mole de 620 kilos! "La otra, en la ganadería de Reyes Huerta, una vaquilla, que dejé refrescar un rato, me embistió, una ráfaja de aire me descubrió y la becerra me metió el fino pitón. Una cornada con profusa hemorragia. La Divina Providencia me sacó de ese percance".

Lomelín fue un diestro de los más castigados en su carrera y supo imponerse a la adversidad en muchos ocasiones. Ese valeroso corazón se negó a seguir trabajando.

Matador de toros que jugó, y le ganó la partida a la muerte dentro del ruedo, tuvo su cita más cercana hasta ayer, cuando sufrió una cornada gravísima en Tijuana, con lesión en el hígado y en la que el doctor José Rodríguez Oliva fue su ángel salvador.

La historia de Luna Roja

Ya decíamos que Xajay estaba en su destino. Aquel día en el que Bermejo lo hirió en la Plaza México, en los mismos potreros de la ganadería queretana, estaba en el vientre de su madre, el toro Luna Roja , justo el que lo colocó en primer lugar del escalafón taurino.

Ocurrió el 30 de marzo de 1980. Cinco años después del percance con Bermejo , saltó al ruedo ese bello castaño llamado Luna Roja . El toro bravo, noble, se encontró a un torero valiente, ya consolidado, pero con esa sensibilidad que suele tener el torero mexicano. Y Lomelí lo bordó haciendo la faena cumbre, aquella para la que había nacido.

Las orejas y el rabo, los máximos trofeos, palidecieron aquel día. Ese día, Lomelí apartó para siempre su lugar entre los grandes. La misma divisa, la de Javier Sordo Madaleno Brindas, estuvo a punto de cortarle la vida y después lo encumbró.

Una semana antes de inmortalizar a Luna Roja , el triunfo grande se escapó de las manos, cuando dudó si entrar a matar o no hacerlo para indultar a Bien Nacido , de Reyes Huerta.

Lo que son las cosas, probablemente su mejor cualidad torera era ser un estoqueador clásico, de enorme pureza y gran sentido del sitio para realizar la suerte suprema, pero ese día falló pinchando... ¡Se esfumó el triunfo! Tuvo otras grandes tardes. Indultó a Notario , de San Martín; fueron éxitos sus enfrentamientos con astados como Juguete , Bambino y Cervecero .

Lomelí se despidió de los ruedos el 18 de febrero de 1996, en la Plaza México. Un adiós brillante, triunfal, como pocos, cortando dos orejas.

¿Por qué vuelven los toreros? se pregunta Conchita Cintrón, en un libro. En el caso de Lomelín, habrá sido la nostalgia. Trató de retornar, lo hizo en la plaza Caletilla de su natal Acapulco. Toreó con Eloy Cavazos toros de De Santiago y cortó orejas... No hubo más suerte, ni contratos.

Acuérdate de Acapulco...

La historia de Lomelín se inicia el 26 de octubre de 1943 en Acapulco, ahí nació y es la fecha exacta. Debutó como novillero en 1965, en la plaza La Aurora, donde también surgió otro "as" de la torería mexicana: Manolo Martínez.

En los años de 1965, 66 y 67 sumó en la Plaza México 61 festejos. Tomó la alternativa el 20 de noviembre de 1967 en la plaza de Irapuato, de manos de Manuel Capetillo y como testigo Joselito Huerta. Le cedió el toro Rebocero , de Rancho Seco.

Confirmó el doctorado el 18 de febrero de 1968 en la Plaza México, de manos de Huerta y atestiguó Jesús Solórzano, con el toro Olímpico , de José Julián Llaguno.

Confirmó en la Monumental de Las Ventas de Madrid, el 28 de mayo de 1970, con un éxito rotundo, después de que Manolo Martínez no había obtenido el éxito deseado. Esa tarde cortó tres orejas a toros de Moreno de la Coba, al recibir los trastos de manos de Andrés Vázquez y de testigo José Manuel Inchausti Tinín .

¡Descanse en paz, Antonio Lomelín Migoni!

No hay comentarios:

Publicar un comentario